the-12-worst-shark-tank-pitches-of-all-time-1

12 razones por las que un inversor te dirá que no

on

En cualquier fase en la que te encuentres con tu startup, lo más probable es que necesites a un inversor.

Inversores hay muchos, y cada uno con sus particularidades. Pero la mayor parte de ellos, comparten una serie de premisas, que si no las cumples, será muy difícil que lo consigas.

Estas 12 son las más habituales Tómatelo como un checklist de tus posibilidades de éxito con un inversor.

No creo en ti

Muchos inversores confiesan no invertir en proyectos si no en las personas que están detrás de ellas. De esta forma apuestan por la implementación de la idea, no en la idea en si.

Y por esta razón, si como founder no consigues convencer al inversor que tienes en frente de que tu eres la persona indicada para implementarla, lo tienes complicado.

Creo en ti, pero no en tu equipo

El founder tiene que ser capaz de convencer y liderar el proyecto, pero si no cuenta con un equipo con experiencia, no será suficiente. La formación es muy importante y un inversor siempre lo valorará. Sin embargo la experiencia que tenga el equipo en otros proyectos es fundamental.

Ser capaz de trazar estrategias o marcar objetivos es solo una parte del camino. Si tanto tú como el resto del equipo no contáis con la experiencia suficiente, los objetivos marcados puede que se queden muy lejos del suelo que tenéis que pisar.

Tu equipo no se lleva bien

En una Startup la palabra incertidumbre es tal vez la única cosa cierta con la que convives día a día.

En una situación así, la tensión y las dudas que surgen son enormes. Si encima tu equipo no se lleva genial, tu startup será el escenario de un combate de lucha libre diario.

Aunque es algo evidente, si un equipo no es capaz de trabajar sin parar de discutir, ¿crees que alguien arriesgara su pasta en el?.

No me lo estás contando todo

Sentarte delante de un inversor y contarle hasta el más mínimo detalle de las “razones que te llevarán al éxito”, no es fácil. Pero si no compartes con el toda la información que te pida, la confianza se romperá.

No tengas miedo a contar tu idea por miedo a que te la roben. Lamento decirte que aunque creas lo contrario, no has inventado la rueda. Además, si tienes miedo a que un inversor copie tus ideas, como contestó una vez un inversor,  “ no te preocupes, si supiese emprender estaría sentado al otro lado de la mesa”.

Tu startup tiene 0 tracción

Wallapop consiguió levantar inversión sin tener un modelo de negocio. Sin embargo, la tracción que consiguió nada más lanzarse al mercado fue impresionante.

Si intentas convencer a un inversor de que tu modelo, ese que aún nadie ha comprado ni suscrito, ni tan siquiera mostrado el más mínimo interés por el, vale lo que le estas pidiendo, ten en cuenta que se lo estás poniendo muy difícil. A eso se le llama salto de fe. Un deporte que a los inversores no les gusta practicar.

En una palabra, tu Startup cuesta demasiado

Establecer el valor de una startup es todo un challenge. Los logros conseguidos hasta ese momento y el potencial futuro, deberían servir de guía para conseguirlo. Sin embargo, si tu cifra está muy alejada de la que el inversor tiene en su cabeza, no tardará ni cero coma en pasar a otra de las cientos de startups que buscan inversor.

No te conozco de nada

Los inversores reciben al día cientos de propuestas. Sin una mínima referencia, una persona de contacto, el inversor no te dará ni la confianza suficiente para escucharte. Utiliza tus contactos y empieza por ahí.

¿Sabías que no invierto en startups de tu sector?

Al igual que los doctores, los inversores también se especializan. Intentar que arriesgue su dinero un inversor en un sector del que no tiene ni idea, es una perdida de tiempo. Hacer un mínimo research te hará concentrar esfuerzos y aumentar las probabilidades de victoria.

Te veo sin foco

Lanzar una startup es como desatar la caja de pandora que llevas dentro. Cuando estás metido en esa vorágine de ideas, cada cosa que tocas la conviertes en algo con mucho potencial.

Sin embargo, si no consigues focalizarte y trabajar en desarrollar el mejor producto que nadie haya hecho hasta la fecha, no lo conseguirás. Y menos levantar la inversión que pretendes.

Esa falta de foco los inversores la huelen a Km de distancia.

Tu estrategia de marketing no es que no sea buena, es que no existe

Por mucho que tu producto sea genial, sin una estrategia previa de marketing a su altura, un inversor no apostará por ti. Según el método Lean, la plantearás como hipótesis y la irás ajustando, pero si aún no tienes establecidos tus marketing goals, deberías prepararlos antes de llamar a su puerta.

¿Con cuántos inversores cuentas?

Lo que sucede con los inversores y las startups es algo semejante al efecto discoteca vacía. Si aún no hay nadie, ¿por qué no nos vamos a la de enfrente que está llena?

Muchos inversores solo aceptan entrar en la ronda si hay otros inversores que han aceptado. La dificultad está claro que será conseguir al primero.

Intenta conseguir a un inversor que se convierta en el líder de la Ronda. Alguien a quien le apasione tu Startup. De esta forma será más fácil que el resto entre a tomarse una copa.

No recuerdo el problema que solucionaba tu startup

Cuando comenzaste tu aventura, tenías muy claro el problema que solucionaba. Pero con el tiempo, una vez te enfrentaste a la realidad de crear un negocio, perdiste el foco.

Para que un inversor entre en tu juego, necesita asegurarse que ese objetivo, tu visión, aún es alcanzable y viable.



Post a new comment